EE.UU VS COREA DEL NORTE SE MIDEN SE DESAFÍAN

 

Corea del Norte culpa a EEUU y CSNU de eventual guerra

Pyongyang responsabiliza a EE.UU. y el CSNU de un eventual estallido de guerra en la península coreana.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Corea del Norte precisó que Estados Unidos es culpable de “empujar la península a punto de una guerra nuclear” mediante la ejecución de maniobras militares con Corea del Sur, publicó el miércoles la agencia norcoreana de noticias KCNA.

La Cancillería norcoreana también afirmó que la decisión de Washington de trasladar dispositivos estratégicos nucleares a la región peninsular ha disparado las tensiones.

En caso de estallar una guerra en la península, Estados Unidos deberá rendir cuentas por haber causado problemas luego de trasladar muchos de sus recursos estratégicos y dispositivos especiales bélicos”, indicó un portavoz de la Cancillería norcoreana citado de anonimato por la agencia norcoreana de noticias KCNA.

“En caso de estallar una guerra en la península, Estados Unidos deberá rendir cuentas por haber causado problemas luego de trasladar muchos de sus recursos estratégicos y dispositivos especiales bélicos”, indicó un portavoz de la Cancillería norcoreana citado en el anonimato por KCNA.

El mismo miércoles, Washington empezó a trasladar el polémico sistema Defensa Terminal de Área a Gran Altitud (THAAD, por sus siglas en inglés) a Corea del Sur. La medido levantó masivas protestas incluso en este país asiático.

La Cancillería norcoreana también condenó la resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) que aplica sanciones contra Pyongyang. Añadió que el Gobierno del líder norcoreano, Kim Jong-un, considera que el desarrollo de su programa nuclear se basa en el legítimo derecho a protegerse.

En tal contexto, la Cartera aseguró que ante el estallido de un eventual conflicto, el CSNU nunca podrá escapar de sus responsabilidades.

Las declaraciones de Pyongyang se produjeron a días antes de la celebración de una reunión especial en la sede del CSNU en Nueva York (EE.UU.) para abordar el tema de los programas misilístico y nuclear de Corea del Norte. La cita, prevista para mañana, 28 de abril, estará presidida por el secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson.

El lunes, el diario oficial norcoreano Rodong Sinmun alertó que, considerando los recientes acontecimientos y las medidas militares de EE.UU. en la región, todo parece apuntar a que Washington se prepara para una guerra nuclear. El periódico aludía al despliegue de 1250 marines estadounidenses en la ciudad de Darwin (norte de Australia) y al envío del portaviones nuclear USS Carl Vinson y su grupo de ataque a las cercanías de la península coreana.

ask/ncl/hnb

EEUU alerta de un ‘gran, gran conflicto’ con Corea del Norte

Trump cree que la tensión entre Estados Unidos y Corea del Norte podría aumentar, si bien, expresa su deseo de que el líder norcoreano ‘sea racional’.

“Existe la posibilidad de que podamos terminar teniendo un gran, gran conflicto con Corea del Norte. Absolutamente”, destacó el jueves el presidente estadounidense, Donald Trump, en una entrevista exclusiva con la agencia británica de noticias Reuters.

Washington, según Trump, “ve muy difícil” que se pueda solucionar vía diplomática las tensiones en la península coreana, que se han disparado por la implementación del programa misilístico y nuclear de Corea del Norte y las actividades de Estados Unidos y sus aliados como ejercicios militares y el envío del portaviones nuclear USS Carl Vinson a aguas coreanas.

Existe la posibilidad de que podamos terminar teniendo un gran, gran conflicto con Corea del Norte. Absolutamente”, destacó el jueves el presidente estadounidense, Donald Trump.

En respuesta a si considera al líder norcoreano, Kim Jong-un, como una persona racional, Trump adujo que había asumido el control de su país a una edad temprana, pero aseguró que espera “sea racional”.

El jefe de Estado norteamericano, en referencia al sistema de Defensa Terminal de Área a Gran Altitud (THAAD, por sus siglas en inglés) trasladado el miércoles a Corea del Sur, señaló que Seúl deberá pagar el coste de este sistema antimisiles que estimó en mil millones de dólares.

En la entrevista, Trump aludió “los grandes esfuerzos” de su homólogo chino, Xi Jinping, para frenar la escalda de tensiones con Corea del Norte. “Ciertamente, él no quiere ver caos y muerte. Él no quiere ver eso. Él es un buen hombre. Él es un hombre muy bueno y pude conocerlo muy bien”, dijo sobre el mandatario chino quien hace unos días solicitó a Washington contención en el caso con Pyongyang.

Cabe mencionar que el secretario de Estado de EE.UU., Rex Tillerson, pidió en una entrevista concedida el jueves a Fox News que China asuma las riendas de los esfuerzos diplomáticos para resolver la crisis y urgió a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sanciones más estrictas contra el Corea del Norte.

“Discutiremos qué medidas podrían ser necesarias tomar para aumentar la presión sobre Pyongyang con el fin de que reconsidere su actual posición”, aseguró Tillerson, quien presidirá este viernes una reunión del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) al respecto.

bhr/ncl/hnb

http://www.hispantv.com

El poderío bélico de Corea del Norte en acción

El poderío bélico de Corea del Norte en acción [FOTOS]

Seúl. El gran ejercicio de artillería con fuego real desplegado por Corea del Norte este martes incluyó aviones y submarinos, informaron hoy medios norcoreanos, en lo que pudo ser un simulacro de ataque a un flota como la que lidera el portaaviones estadounidense que se dirige a la península coreana.

Las maniobras, realizadas para celebrar el 85 aniversario del Ejército Popular de Corea, fueron presenciadas “in situ” por el líder norcoreano, Kim Jong-un, y calificadas como “la mayor demostración de fuego combinado” en la historia del país, detalló la agencia de noticias estatal KCNA.

El ejercicio, llevado a cabo cerca de la localidad costera oriental de Wonsan y considerado por el Gobierno de Seúl como uno de los mayores despliegues norcoreanos de artillería hasta la fecha, contó con más de “300 cañones autopropulsados alineados a lo largo de la costa que dispararon a la vez”.

La nota de KCNA añade que “los submarinos se sumergieron rápidamente para realizar ataques con torpedos a buques de guerra enemigos mientras cazas y bombarderos llevaron a cabo vuelos rasantes sobre el mar para lanzar bombas sobre los objetivos”.

Semejante despliegue parece simular un ataque contra una flota marítima como la que capitanea el portaaviones nuclear USS Carl Vinson, que realizará hacia finales de esta semana ejercicios en la península de Corea.

Washington decidió enviar al buque y su flota de ataque, además de al submarino nuclear USS Michigan, como respuesta a un reciente ensayo de misiles norcoreano, lo que refleja la creciente tensión que se respira en la región los últimos meses.

Al actual panorama de crispación se une la posibilidad de que Pyongyang decida realizar su sexta prueba nuclear, como muestran las últimas fotos por satélite de su centro de pruebas nucleares, una acción que podría incrementar las tiranteces con Washington, que ha insinuado que estudia lanzar ataques preventivos.

http://elcomercio.pe

Ante amenaza norcoreana, EEUU instala escudo antimisiles en Corea del Sur

Pese al rechazo de China y las protestas de ciudadanos inconformes, Estados Unidos colocó el sistema de defensa antimisiles THAAD en Corea del Sur.

Redacción

El Ejército de Estados Unidos comenzó hoy a instalar su escudo antimisiles en Corea del Sur para hacer frente a la creciente amenaza de Corea del Norte, pero suscitó protestas de residentes locales y el rechazo de China.

Los primeros contenedores del Sistema de Defensa Terminal de Área a Gran Altitud (THAAD, por sus siglas en inglés) arribaron a un terreno en la comunidad de Seongju, en la provincia de Gyeongsang del Norte, reportó la agencia surcoreana de noticias Yonhap.

El equipo llegó esta madrugada a bordo de seis camiones, en medio de las protestas de cientos de residentes que se oponen al despliegue del sistema antimisiles de Estados Unidos debido a las consecuencias ambientales, provocando enfrentamientos con las fuerzas de seguridad.

Los manifestantes, que portaban pancartas en las que se leían “No al THAAD, no a la guerra” y “Oye, Estados Unidos, ¿son amigos o tropas de ocupación?”, se enfrentaron a la policía que custodiaba un recinto restringido en la población de Seongju, situada a 250 kilómetros al sur de Seúl.

Los pobladores de Seongju, una localidad tranquila donde se cultiva melones, están preocupados de que la zona se convierta en blanco principal de los ataques de misiles norcoreanos.

El sistema THAAD, diseñado para interceptar y destruir misiles balísticos norcoreanos de corto y mediano alcance, está compuesto por seis lanzaderas autopropulsadas (cada una con unos 50 misiles interceptores), una unidad de control de lanzamiento y comunicaciones, así como un radar de largo alcance de banda X.

Estados Unidos y Corea del Sur decidieron desplegar el escudo antimisiles THAAD tras negociaciones en marzo pasado entre el Gobierno de Corea del Sur y el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence.

El Ministerio de Defensa del país asiático confirmó el inicio del despliegue del sistema antimisiles y confió en que esté plenamente en operación a finales de este año.

Sin embargo, China se opone al despliegue del escudo porque considera que amenaza sus fronteras y desestabiliza el equilibrio militar en la región, por lo que llamó a Estados Unidos y a Corean del Sur a suspender la instalación para evitar un aumento de la tensión en la península.

Los expertos creen que Estados Unidos esté acelerando el despliegue del THAAD antes de las elecciones presidenciales surcorenas, previstas para el 9 de mayo próximo, precisamente para evitar que haya marcha atrás, una vez que acceda al cargo el nuevo presidente de Corea del Sur.

Con información de Notimex.

http://amqueretaro.com

Ante amenaza norcoreana, EEUU instala escudo antimisiles en Corea del Sur

EEUU promete aumentar su presión a Corea de Norte ante su “creciente amenaza”

La reunión pretendíainformar a los legisladores de los resultados de la revisión ordenada por Trump sobre la política hacia Corea del Norte

Trump anuncia la mayor bajada de impuestos de la historia de EEUU

Estados Unidos aseguró este miércoles que está “preparado para defenderse” ante la “creciente amenaza” de Corea del Norte, y prometió aumentar su presión para que Pyongyang “desmantele sus programas” nuclear y balístico, una tarea en la que espera contar con la ayuda de sus aliados en la ONU.

Ese fue el mensaje que salió de una reunión en la Casa Blanca en la que miembros destacados del equipo de seguridad nacional del presidente Donald Trump informaron a los 100 miembros del Senado sobre los resultados de una revisión de la política de EEUU hacia Corea del Norte encargada por el mandatario.

“El presidente (Trump) busca presionar a Corea del Norte para que desmantele sus programas nuclear, de misiles balísticos y de proliferación mediante un recrudecimiento de las sanciones económicas y la adopción de medidas diplomáticas junto a nuestros aliados y socios regionales”, indica un comunicado oficial.

La nota está firmada por los secretarios de Estado, Rex Tillerson, y de Defensa, James Mattis, y el director de Inteligencia Nacional, Dan Coats, que encabezaron la reunión junto al jefe del Estado Mayor conjunto, Joseph Dunford.

“Estados Unidos busca estabilidad y una desnuclearización pacífica de la península coreana. Seguimos abiertos a mantener negociaciones con ese fin. Sin embargo, estamos preparados para defendernos a nosotros mismos y a nuestros aliados”, afirmaron los altos cargos del gabinete de Trump, al denunciar la “creciente amenaza” norcoreana.

Trump y el vicepresidente de EEUU, Mike Pence, asistieron al comienzo de la reunión en la Casa Blanca, que fue atípica por el hecho de que el centenar de senadores se tuvo que trasladar en autobuses hasta allí desde el Capitolio.

La sesión tenía como objetivo transmitir a los miembros de la Cámara Alta la “gravedad de la amenaza” proveniente de Pyongyang, según explicó a periodistas un alto funcionario estadounidense.

La cita, celebrada poco antes de otra sesión informativa similar en el Capitolio con los 435 miembros de la Cámara Baja, pretendía también informar a los legisladores de los resultados de la revisión ordenada por Trump sobre la política hacia Corea del Norte.

Pero varios senadores abandonaron la cita con la sensación de no haber recibido información nueva ni detalles sobre cuáles son los posibles cambios en la política estadounidense hacia el régimen de Kim Jong-un.

“No he escuchado nada nuevo en esta sesión de lo que no estuviera ya al tanto a través de los periódicos”, dijo el senador demócrata Chris Van Hollen a la cadena de televisión CNN.

Un senador republicano, que habló bajo condición de anonimato con el diario The Washington Post, afirmó que varios de sus colegas preguntaron a la Casa Blanca cuál era ahora su política hacia Corea del Norte y recibieron “muy, muy pocos detalles” al respecto.

“Mi conclusión es que quizá querían prepararnos a todos para el hecho de que esto (la tensión con Corea del Norte) puede escalar rápidamente”, opinó ese senador.

La sesión se celebró dos días después de que Trump instara al Consejo de Seguridad de la ONU a imponer “sanciones adicionales y más fuertes” a los programas nuclear y balístico de Corea del Norte.

Este viernes, Tillerson encabezará precisamente una reunión ministerial en el Consejo de Seguridad de la ONU sobre Corea del Norte para instar a todos los países a que implementen estrictamente las sanciones existentes contra el Gobierno de Kim y estudien otras formas de aumentar su presión.

No se espera que Estados Unidos acuda a la reunión con un borrador de resolución, pero sí presionará para lograr un mayor “aislamiento diplomático” de Corea del Norte, posiblemente mediante el cierre de las embajadas que algunos países aún tienen en Pyongyang, según dijo hoy a periodistas un portavoz del Departamento de Estado, Mark Toner.

http://www.elmundo.es

Los medios de Estados Unidos están preparando al pueblo para ir a la guerra con Corea del Norte

¿Recuerdas lo que se sentía cuando, hace apenas un par de meses, los estadounidenses no pensábamos en Corea del Norte ni nos preocupaba ese país? Quiero que recuerdes esa sensación durante las próximas semanas, porque el gobierno de Estados Unidos quiere cambiar lo que piensas. El último mes hemos visto un cambio drástico en la cobertura de noticias acerca de Corea del Norte, y eso no es casualidad.

El presidente Donald Trump está haciendo sonar los tambores de la guerra, y los medios van junto a él. Trump no tiene ningún incentivo en específico para bombardear Corea del Norte o abogar por un cambio en el régimen del país. Ni siquiera estamos seguros de que Trump sepa cómo se llama el líder de Corea del Norte. Pero a Trump solo le preocupa que la gente lo quiera y que piensen en él. Hasta ahora, el momento en el que el presidente ha recibido más elogios fue cuando lanzó un montón de bombas sobre Siria.

Algunos voceros de los medios de televisión estadounidenses insistirán en que no queremos ir a la guerra. Pero simplemente con cambiar su narrativa de forma sutil podrían decir que, como a menudo le gusta considerarse a Estados Unidos la supuesta policía del mundo, no tendrán otra alternativa más que pelear. Una vez que los medios hayan hablado lo suficiente de la posibilidad de ir a la guerra, comenzaremos a escuchar frases como “Bueno, si te gusta tanto Corea del Norte, ¿por qué no te mudas a ese país?” en conversaciones familiares, de amigos y compañeros de trabajo.

Y al igual que vimos en el año 2003, poco antes de la segunda guerra de Irak, las acciones militares estadounidenses comenzarán a sentirse como inevitables. La diplomacia quedará descartada bajo la excusa de “ya intentamos eso y no funcionó”, por lo que no habrá otro rumbo que tomar más que ir a la guerra.

De esta forma comenzaremos a hablar de liberar Corea del Norte, así como en el pasado hablamos de liberar Irak. Y no importa cuantas veces digas que aunque te encantaría ver a Kim Jong-un fuera del poder no quieres ir a la guerra, muchos en Estados Unidos llamarán a sus compatriotas “traidores” por esto, o incluso “antiamericano”, uno de los insultos que suelen usar las personas que en realidad no saben cómo funciona el mundo.

¿Puede Corea del Norte atacar a los Estados Unidos?

Lo único que tienes que hacer es leer el New York Times para ver cómo ha cambiado la forma en la que los estadounidenses hablan de la amenaza de Corea del Norte. En un artículo publicado esta semana aseguran que la sensación de urgencia es cada vez mayor, con un titular que dicen “A medida que Corea del Norte acelera su programa nuclear, Estados Unidos teme que el tiempo se está acabando”.

El aumento de la urgencia por parte de la administración de Trump en cuanto a tratar con la crisis nuclear norcoreana se debe a cálculos recientes: cada vez más expertos y reportes de inteligencia aseguran que Corea del Norte es capaz de producir una bomba nuclear cada seis o siete semanas.

Al tercer párrafo del artículo ya imaginan un posible ataque contra una ciudad estadounidense, en un escenario del que hemos escuchado hablar desde finales de la década de 1990 cada vez que le conviene a la política.

Ahora parece que con sus avances han logrado fabricar ojivas nucleares que podrían alcanzar Seattle. “Han aprendido mucho”, dijo Siegfried S. Hecker, un profesor de Stanford que dirigió el laboratorio de armas de Los Álamos en Nuevo México (el sitio en el que nació la bomba atómica) de 1986 a 1997, y un hombre que ha visitado las instalaciones norcoreanas siete veces.

Esta no es la única vez que el artículo menciona un ataque nuclear sobre una ciudad estadounidense. The New York Times incluso habla de la posibilidad de Corea del Norte atacando Nueva York “algún día”.

A menos que algo cambie, el arsenal nuclear de Corea del Norte podría contar con unas 50 unidades para el final de la presidencia de Trump, la mitad de lo que tiene Pakistán. Los oficiales estadounidenses dicen que Corea del Norte ya sabe cómo reducir su tamaño para que puedan ser lanzadas en uno de sus misiles de mediano alcance, colocando a Japón, Corea del Sur y las miles de tropas estadounidenses posicionadas en las cercanías de esas naciones, en el alcance de su arsenal nuclear. Se estima que Corea del Norte cuenta con unos 1.000 misiles balísticos en su haber.

Sin embargo, cumplir el sueño del Señor Kim, ese de poner una ojiva nuclear en un misil balístico intercontinental que pueda alcanzar Seattle, Los Ángeles o algún día Nueva York, todavía es algo muy complicado de hacer.

Este podría ser un buen momento para que los estadounidenses se detengan y recuerden cómo se sentías acerca de Corea del Norte hace pocos meses. ¿Era, en ese entonces, una amenaza para el país? Si actualmente se sienten tentados a apoyar la idea de ir a la guerra contra Corea del Norte, dado que Trump ha mencionado que es una posibilidad real, ¿qué ha cambiado? ¿Acaso cambió la opinión al haber leído o escuchado que algún día, quizás, Corea del Norte podría atacar a los Estados Unidos con un misil nuclear?

¿Una victoria fácil contra un enemigo inferior?

Fíjense en esto que publicó Fox News. El canal dijo que lograr una victoria militar en Corea del Norte sería muy fácil, según “expertos”.

Si las tensiones entre los Estados Unidos y Corea del Norte alcanzan el punto en el que los primeros usan su potente arsenal aéreo contra el territorio norcoreano, no será una batalla real sino una victoria, según expertos mencionaron a Fox News.

Hace algunas semanas el secretario de estado, Rex Tillerson, advirtió que el gobierno tendrá “todas las posibles respuestas sobre la mesa” si esta dictadura comunista continúa amenazando a sus vecinos, y el vicepresidente de los Estados Unidos, Mike Pence, apoyó esta noción diciendo que: “Corea del Norte haría bien en no probar la determinación [del presidente Trump] o la potencia de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos en esa región”.

Si esa potencia incluye a las fuerzas aéreas estadounidenses, las anticuadas fuerzas aéreas de Corea del Norte (KPAAF) no serían capaces de dar una pelea.

Si tienes suficiente edad como para recordar la invasión de Irak en 2003, recordarás que en ese entonces a los estadounidenses también nos vendieron la idea de que la victoria sería fácil. Lo más curioso es que estos medios nunca mencionan o consideran qué sucede después de que “derrotas” a un enemigo como Irak o Corea del Norte.

¿Cuántas menciones hubo acerca de las posibles muertes civiles en esta guerra? Ninguna ¿Cuántas menciones acerca de la inevitable crisis humanitaria? Cero ¿Cuántas menciones de la campaña de contrainsurgencia que podría durar muchísimos años? Ni una.

Hombres y mujeres de Corea del Norte caminando en un área residencial de Pyongyang, 25 de abril de 2017 (AP Images / Eric Talmadge).

Por lo menos no hemos llegado a la parte en la que nos dicen que los norcoreanos nos recibirán en su país como libertadores. Eso lo dijeron en la guerra de Irak, y fue una gran mentira.

A cada persona en Corea del Norte le enseñan, desde muy niño, que Estados Unidos y Japón son los países más malvados en el planeta. Algo me dice que el ejército norcoreano y sus 1,3 millones de tropas no recibirán a las fuerzas estadounidenses o japonesas como si fueran los libertadores que estaban esperando. Incluso si la élite dictatorial de ese país desapareciera usando una varita mágica, es muy difícil predecir cómo reaccionaría la población.

Vendiendo la guerra

Para que Estados Unidos ataque a Corea del Norte, el régimen de Trump supuestamente necesita tres apoyos: el de la comunidad internacional, el Congreso y el pueblo estadounidense.

Cuando se trata de la comunidad internacional, Trump ya cuenta con permiso de hacer prácticamente lo que sea por parte de sus aliados como Australia y Japón. De hecho, el primer ministro australiano, Malcolm Turnbull, se encontrará cara a cara por primera vez en la historia con Trump la próxima semana. El gobierno provisional de Corea del Sur no quiere ir a la guerra, pero hoy en día es más fácil que nunca para Trump impulsarlos a ello, al menos hasta que se lleven a cabo las elecciones en ese país el 9 de mayo. Por último, se espera que el secretario de estado lleve a cabo una reunión especial con el consejo de seguridad de las Naciones Unidas el próximo viernes.

“La reunión le dará a los miembros del consejo de seguridad la oportunidad de discutir y proponer formas de maximizar el impacto de sus medidas, además de mostrar su decisión de responder ante provocaciones futuras con nuevas medidas”, dijo un vocero del departamento de estado.

En cuanto al Congreso, los cien senadores se reunirán el próximo miércoles en la Casa Blanca para una reunión clasificada con el secretario de defensa, Jim “Perro Loco” Mattis, el secretario de estado, Rex Tillerson, y el director de inteligencia nacional, Dan Coats.

Por último, tenemos al pueblo estadounidense, el cual necesita ser persuadido de que Corea del Norte es una amenaza al estilo de vida americano mediante los medios de comunicación. Ya estamos viendo cómo eso sucede en tiempo real a medida que las noticias hablan de guerra y la gloria de victorias pasadas.

No se qué va a pasar en el futuro. No se si los Estados Unidos invadirá Corea del Norte o lanzará bombas sobre el brutal régimen de Kim Jong-un. Pero los astros se están alineando esta semana, al igual que lo vimos en el año 2003 antes de la invasión de Irak, y esto debería asustar a cualquiera que sepa que tanto Estados Unidos como sus aliados tienen muy poco que ganar y mucho que perder si comienza una guerra (ya sea nuclear o no) en la península coreana.

Tanto si eres estadounidense como si no, la próxima vez que leas una historia acerca de Corea del Norte o veas algo acerca del país en la televisión, pregúntate si algo ha cambiado en tu percepción de esa nación en los últimos meses. ¿Acaso Corea del Norte se convirtió en una amenaza tangible para los Estados Unidos en tan poco tiempo, o simplemente te están vendiendo la idea de ir a la guerra?

Si es lo último, y fuiste de los que fueron engañados y creyeron que la invasión de Irak en el 2003 era una buena idea, quizás es hora de que te sientes y reflexiones acerca de lo que te quieren vender hoy. Las vidas de un montón de personas en Corea del Sur, Japón, Corea del Norte e incluso Estados Unidos y China dependen de lo que decidamos hacer.

http://es.gizmodo.com

ESTADOS UNIDOS Y COREA DEL NORTE: ¿UNA GUERRA INMINENTE?

A pesar de la subida de la tensión entre ambos países en las últimas semanas, el punto de no retorno aún se encuentra lejos, señalan analistas.

Barcos de guerra y submarinos de Estados Unidos en movimiento, Corea del Norte realizando un ensayo de artillería a gran escala, Washington y Pyongyang intercambiando una incendiaria retórica cada semana.

Con todo esto, es difícil saber si la guerra es inminente o si en realidad son solo tensiones crecientes en lo que el nuevo gobierno del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, encuentra la manera de lidiar con el líder de Corea del Norte, Kim Jong Un.

Los reportes diarios sobre la frágil situación alimentan las preocupaciones sobre una guerra inminente. Pero, ¿se llegó realmente a un punto de no retorno?

TAN SÓLO UNA CHISPA

La situación es un polvorín y basta una pequeña chispa, temen los analistas.

“La verdadera cuestión ahora es que alguien cometa un error estúpido, porque cualquier tipo de escalada menor podría salirse de las manos”, dijo Bruce Bennett, analista de defensa de RAND Corporation.

Lee: EU realiza un ensayo con un misil intercontinental desde California al Pacífico

Sin embargo, incluso ante un error de cálculo, muchos expertos creen que la guerra no es inminente.

Si lo fuera, las fuerzas armadas de Estados Unidos estarían colocadas en lo que se conoce como Defcon 2, según Carl Schuster, profesor de la Universidad de Hawai y exdirector de operaciones en Centro de Inteligencia Conjunto del Comando del Pacífico de Estados Unidos.

Schuster dijo que el anuncio sería formal y público.

El ejército de Estados Unidos también se reforzaría dentro de sus fronteras y enviaría un segundo portaaviones al este de Asia, y los portaaviones no se mueven rápido.

El Comando del Pacífico de Estados Unidos dijo que el grupo de ataque del portaaviones USS Carl Vinson llegará a la Península de Corea a finales de abril, pero no ha anunciado ningún otro movimiento de portaaviones.

Schuster añadió que también es importante ver los movimientos de tanques y artillería de Corea del Norte.

El masivo ensayo de artillería del martes, que según un funcionario fue el mayor de la historia del país, es una mala señal. Sin embargo, también habría que considerar cuanto munición se trasladó para tal evento.

Schuster dijo que los norcoreanos probablemente moverían mucha más munición para una batalla, y esta sería visible con imágenes de satélite.

Lee: 5 sanciones de la ONU que han sido insuficientes para contener a Corea del Norte

EL FACTOR TRUMP

Para complicar las cosas, la presidencia de Donald Trump ha dado paso a una nueva era de retórica dura y política arriesgada.

Trump y miembros clave de su gabinete han elevado recientemente la retórica, afirmando que “la era de la paciencia estratégica ha terminado” y “todas las opciones están sobre la mesa” cuando se trata de lidiar con el aislado Estado.

El presidente estadounidense está empujando a China, el aliado más importante de Pyongyang, a presionar económicamente a Corea del Norte con el fin de que abandone su programa nuclear.

El vicepresidente estadounidense, Mike Pence, dijo que Estados Unidos intenta reunir el apoyo de sus aliados y vecinos de Corea del Norte, entre ellos China, para tensar la cuerda.

La preocupación es que presionar más en coordinación con otros, estrategia empleada anteriormente, no cambiará las cosas. Corea del Norte normalmente responde a las sanciones con nuevos desafíos.

Otros comentarios públicos de Trump tampoco ayudan. A menudo acude a Twitter para menospreciar o regañar a Pyongyang y recientemente dijo en una sala llena de periodistas que no cree que Kim sea “tan fuerte como dice que es”.

Tong Zhao, investigador del Centro Carnegie Tsinghua para la Política Mundial, en Beijing, dijo que el comentario podría provocar aún más a Corea del Norte.

“Ser llamado débil sólo les anima a aparecer más fuertes”, dijo.

LO QUE QUIERE KIM

Igualmente importante es la cuestión de lo que Kim está dispuesto a hacer.

A pesar de que ha sido retratado como joven e impulsivo, el deseo de armas nucleares de Corea del Norte tiene un propósito claro: asegurar su supervivencia.

Lee: Corea del Norte ejecuta entrenamiento masivo de artillería

“(Corea del Norte) cree que la única manera de disuadir a Estados Unidos de atacarlos, y mantener el poder del régimen de Kim, es poseer armas nucleares”, dijo Joe Bermudez, analista de 38 North, un grupo de seguimiento de Corea del Norte .

Bennett dijo que los líderes de Corea del Norte ven a Estados como Libia y se preocupan de seguir el camino de Moammar Gadhafi si aceptan abandonar sus ambiciones nucleares.

“Él (Kim Jong Un) dirige un Estado al que generosamente se llama del tercer mundo en términos de economía. Y tiene que tener algo con lo que demostrar la fuerza de su liderazgo. Quiere la energía nuclear y quiere poder decir que está a la par de Estados Unidos por ella”, agregó Bennett.

PREOCUPACIONES DE LOS VECINOS

La tensión en curso ha dejado a los vecinos de Corea del Norte preparándose para lo peor.

Japón sostuvo sus primeros simulacros de evacuación el mes pasado y sacó una guía sobre qué hacer en caso de ataque.

Los residentes de la capital surcoreana, Seúl, llevan a cabo simulacros una vez o dos veces al año, pero a menudo son ignorados. Corea del Sur publica orientaciones sobre qué hacer en caso de una emergencia o guerra, pero no está claro cuántas guías terminan en manos del público.

China ha tratado de jugar un rol de intermediario, proponiendo posibles acuerdos para apaciguar la situación. Hasta ahora, tanto Corea del Norte como Estados Unidos los rechazaron.

Evitar un conflicto a gran escala en la Península Coreana es la meta principal de China. Beijing se preocupa por el costo de la guerra en términos de vida y material, pero también las consecuencias del final de Corea del Norte: el flujo de refugiados hacia China y una Corea unificada, aliada de Estados Unidos, con tropas estadounidenses en su frontera.

Los analistas dicen que todas las partes creen que una guerra convencional a gran escala sería devastadora y no serviría a los intereses de nadie.

Incidentes en el pasado reciente, incluyendo el hundimiento en 2010 de un buque de guerra de Corea del Sur y el bombardeo en una isla surcoreana en 2014, no condujeron a la guerra en la Península coreana.

http://expansion.mx

 Los especialistas coincidieron en que solo hace falta una chispa para encender el conflicto entre Washington y Pyongyang.

Corea del Norte continúa con su desafío a EE UU y lanza un nuevo misil balístico

La prueba ha sido a primera hora del sábado y ha sido fallida, según Corea del Sur. El Consejo de Seguridad de la ONU se ha reunido para analizar la crisis por el programa nuclear de Pyongyang. Es el tercer ensayo de misiles de Corea del Norte en este mes de abril.

Corea del Norte ha realizado este sábado un nuevo ensayo de un misil balístico que explotó minutos después del lanzamiento y que supuso un nuevo desafío de Pyongyang en plena etapa de tensión entre le régimen de Kim Jong-un y EE UU. El lanzamiento fallido se produjo a primera hora de la mañana desde base aérea de Pukchang, al norte de la capital norcoreana, según confirmaron fuentes militares surcoreanas y estadounidenses. Seúl señaló que el proyectil voló a una altitud máxima de 71 kilómetros, mientras que fuentes militares estadounidense aseguraron que pudo tratarse de un misil de medio alcance que fue lanzado en dirección al Mar de Japón pero que no consiguió salir de territorio norcoreano.

Se trata del tercer ensayo de misiles de Corea del Norte en solo este mes de abril y muestra la determinación de Pyongyang en avanzar en su programa armamentístico mientras Washington aumenta la presión diplomática y militar sobre el aislado régimen de Kim Jong-un. El presidente de EE UU, Donald Trump, que fue informado de manera inmediata sobre el lanzamiento, utilizó su cuenta de Twitter para criticar la nueva provocación de Corea del Norte y volvió a involucrar a China en el cada vez más enquistado conflicto. “Corea del Norte no respetó los deseos de China ni de su muy respetado presidente (Xi Jinping) cuando lanzó hoy, aunque sin éxito, un misil. ¡Mal!”, dijo Trump en un mensaje.

El presidente estadounidense desde su llegada a la Casa Blanca ha presionado a Pekín, histórico aliado de los Kim, para que se implique y utilice su influencia con el fin de conseguir que Corea del Norte abandone el desarrollo de su programa de armas nucleares y de misiles. Reunión de la ONU El nuevo ensayo norcoreano de este sábado llegó horas después de que el Consejo de Seguridad de la ONU celebrara en Nueva York una sesión especial de ministros para analizar las amenazas que representa el programa nuclear norcoreano. En esa reunión, el secretario de Estado norteamericano, Rex Tillerson, dijo que Corea del Norte representa “el asunto de seguridad más acuciante del mundo” y defendió que la comunidad internacional necesita actuar de manera urgente y hacerlo de forma más contundente que hasta ahora. En este sentido, insistió en aumentar la presión sobre el régimen de Pyongyang para forzar al país a que abandone su programa nuclear y volvió a lanzar el mensaje de que la “paciencia estratégica se ha acabado”. En respuesta a sus continuos lanzamientos de misiles y ante la posibilidad de que lleve a acabo una nueva prueba nuclear, el Gobierno de Donald Trump ha endurecido en las últimas semanas su mensaje contra Pyongyang y ha llegado incluso a hablar de la posibilidad de utilizar la fuerza y provocar un conflicto armado. Tercera prueba en un mes El ensayo de este sábado llegó solo dos semanas después de que Corea del Norte realizara el 16 de abril otra prueba fallecida de un misil coincidiendo con las celebraciones del 105 aniversario del nacimiento del fundador del país Kim Il-sung y la visita a Seúl del vicepresidente estadounidense, Mike Pence. El lanzamiento se produjo un día después de que Corea del Norte celebrara un impresionante desfile militar en el que mostró su arsenal de misiles y lo que parecía ser un nuevo proyectil balístico intercontinental. Precisamente los continuos ensayos de misiles de Pyongyang llevaron en las últimas semanas a Washington a enviar a la península coreana su portaaviones de propulsión nuclear USS Carl Vinson y su flota de ataque para realizar maniobras conjuntas con Seúl, lo que ha disparado la tensión al máximo. Desde que Kim Jong-un llegara al poder a finales de 2011, el régimen norcoreano ha llevado a cabo entre 50 y 75 ensayos de misiles, la mayoría de los cueles han resultado un éxito, con el fin de mejorar su tecnología armamentística. Corea del Norte ha advertido de que está ultimando el desarrollo de un misil balístico intercontinental (ICBM) con capacidad de alcanzar Estados Unidos, aunque los expertos se muestran escépticos con que su capacidades estén tan avanzadas.

http://www.20minutos.es

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s