VERGÜENZA

 

Suecia no aprende: Los refugiados podrán conducir sin carné

La justicia sueca cree que no es delito que un inmigrante conduzca sin tener el carné de conducir.

Eres refugiado y no tienes permiso de conducir? ¡Tranquilo! En Suecia podrás conducir igualmente.

Así de sorprendente ha sido la decisión tomada por un juez en el país nórdico. La justicia sueca consideró que un refugiado, que fue pillado conduciendo sin carné de conducir, alegando que lo había perdido nueve meses atrás, cuando llegó a Suecia, decidió no aplicarle castigo alguno, alegando que había que confiar en que las palabras del hombre eran ciertas y que realmente había perdido el permiso de conducir.

Esta decisión de la justicia sueca crea un precedente, puesto que a partir de ahora, los inmigrantes que lleguen a Suecia sin carné de conducir, podrán circular por las carreteras nacionales sin necesidad de demostrar que tienen permiso para ello.

Los ciudadanos suecos ya han comenzado a mostrar su malestar por esta decisión, puesto que consideran injusto que ellos tengan la obligación de llevar encima el carné, mientras que los inmigrantes puedan conducir sin ni si quiera tenerlo.

“Suecia se está convirtiendo en un país sin leyes. Solamente se piensa en beneficiar a los refugiados”, afirman. http://casoaislado.com

¿Por qué un enfermo tiene que pagar para ver la televisión y los presos no?

«Por qué un enfermo tiene que pagar para ver la televisión y los presos no?».

La pregunta está en la calle y la respuesta en la Ley Orgánica General Penitenciaria desarrollada por el Reglamento Penitenciario. La ciudadanía lo llama privilegio y la normativa vigente, derecho.

El caso es que un enfermo que esté ingresado en un hospital tiene que pagar si quiere ver la televisión y además no puede llevarse uno de su casa a la habitación.

Así, por citar un ejemplo, en el Virgen del Rocío de Sevilla una hora cuesta 1 euro; todo el día, 7 (en 1991 costaba 500 pesetas); 14, si son tres días; y 29 euros una semana. Además, alquilar una película vale 3 euros.

Ahora están instalando nuevos modelos con esas tarifas que ya estaban vigentes, (no se sabe lo que han ido subiendo) desde que se implantó el servicio de televisión hace años y al hospital no solo no le cuesta dinero sino que ingresa cada año por el canon de concesión 33.880 euros.

Tampoco tendrá que preocuparse del mantenimiento pues a lo largo de los diez años que dura la concesión la emperesa concesionaria deberá emplear un millón de euros en renovación tecnológica.

Los presos la ven gratis porque ellos sí pueden tener un televisor en su celda, si se lo compran o s elo regala alguien, y disfrutarlo en la sala de ocio común sin necesidad de tener que echar moneda alguna, confirman fuentes de los sindicatos Csi-f y Acaip.

Es más, este último agrega que en las nuevas cárceles que se están construyendo se están poniendo plasmas en las celdas y que la ley recoge esta posibilidad como un derecho, como otros tantos que tienen. https://findout.es

Más de 26 años trabajando como portera y se queda sin pensión

La comunidad de vecinos le dio de alta en 2012 y por 150 euros.

El edificio se encuentra en la calle Ferraz 61, de Madrid.

Ahora tiene alzhéimer y no puede cobrar su pensión.

Carmen Villamide tiene 77 años y sufre alzhéimer. Durante 26 años y tres meses ha trabajado como portera en el número 61de la calle Ferraz, de Madrid. Ahora, en el momento de jubilarse, su hija ha descubierto que la Comunidad sólo le dio de alta en la Seguridad Social en 2012, como empleada de hogar y por 150 euros. La familia de Carmen ha abierto una petición en change.org para que se le reconozcan los años de trabajo.

“Después de treinta años continuados trabajando como portera, honrada, formal, dedicada, dispuesta, cumplidora y cariñosa, en el que se ha ganado el respeto y la admiración de todos los que la conocemos, ha llegado el momento de su jubilación, y resulta que no puede jubilarse. La comunidad de Ferraz 61, esa que durante años le ha regalado sonrisas y aparente aprecio, nunca había dado de alta en la seguridad social a mi madre”.

Así explica Cristina, la hija de Carmen, por qué han abierto una petición en change.org para que se le reconozcan a su madre los años trabajados y se le dé la jubilación que merece. La petición tiene ya más de 7.700 firmas pero quieren llegar a las 10.000.

Cristina relata que su madre empezó a trabajar como portera en la finca en 1986, después de la muerte de su marido. Viuda y con dos hijos, inició su trabajo “obligada por las circunstancias y bajo las condiciones y exigencias que le marcó la comunidad en aquel momento: un salario INDIGNO a cambio de poder vivir en un sótano de menos de 40 metros. Circunstancias que ella  asumió para poder ofrecernos un techo para nosotros”.

La sorpresa llegó cuando el alzhéimer de su madre, con 77 años, le hizo imposible seguir realizando su trabajo y una vecina llamó a Cristina para que se la llevara con ella. Fue entonces cuando la hija inició los trámites en la Seguridad Social y se dio cuenta de que algo no cuadraba. “Me envían un contrato de 2012, cuando yo creía que era del año ochenta y poco y en el que le dan de alta como empleada del hogar cuando ella ha sido portera”,  ha explicado Cristina en la Cadena Ser.

Y la respuesta de los administradores de Ferraz 61 fue, incluso, más sorprendente. “ Me dicen que mi madre ha estado por caridad desde el año 86, cuando fallece mi padre. Dicen que es caridad el que mi madre haya estado sacando los cubos todos los días de su vida, que les haya estado encendiendo la calefacción. Eso es caridad”.

“Después de acudir a la justicia para reclamar lo justo, todo es un eterno inconveniente, un retraso infinito en los plazos y una falta de entendimiento por parte de las personas en cuyas manos cae esta situación, que se van pasando el caso como si fuera una brasa en sus manos”.

La familia presentó una demanda en 2016 y, en la vista oral, en noviembre del año pasado “el juez dijo que el procedimiento era inadecuado y tuvimos que desistir, pero vamos a iniciar un nuevo procedimiento”, ha indicado el abogado de Carmen a elmundo.es. “Es una cuestión de justicia social“, dice Cristina. “Sólo pido que se reconozca que mi madre ha trabajado esos años y que se abonen las cuotas de la seguridad social para que pueda cobrar su pensión”.

En su petición de change.org, Cristina explica que “en esta comunidad de Ferraz 61 vive gente importante, influyente y poderosa” y que nunca dudó de que ”a pesar de la miseria de salario por el que trabajaba todos los días,  tendría al final su recompensa cuando mi madre pudiera llegar a la edad de la jubilación y disfrutar de su tiempo y sus nietos”.  Y acusa directamente: “Sufrimos la indiferencia de la justicia y el poder de los vecinos de la Comunidad de Ferraz 61”.

Por eso, afirma, seguirán luchando “por todos los caminos que sean necesarios” hasta que la Comunidad de Ferraz 61 “reconozca ante la Seguridad Social todos los años que mi madre ha trabajado para ellos”. http://www.telecinco.es

DIFUSIÓN EN EL BLOG: @tiricia34

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s