Aliado perruno, Send huesitos.

Hola, a todos. Me gustaría presentarme como Aliado Feminista, ante vosotres. Tal vez así de primeras suene un poco chocante que me lo autoproclame, simplemente porque no he sido yo quien me he puesto la etiqueta. Han sido mis compas, a las que trataré de dar voz y ayudar, quienes me han descrito así.

Porque a día de hoy, todavía tenemos las narices muchas veces de apropiarnos de vuestra lucha, cuando nuestro papel debería ser de meros ayudantes, de escuchar, callar y aprender.

¿Por qué aliado, me preguntas hombrecito que se aferra a sus privis? Voy a explicártelo con un ejemplo muy chorra que siempre me ayuda, remontándonos a la Segunda Guerra Mundial.

Cuando los alemanes estaban conquistando toda Europa, ¿crees que los Británicos, apartaron a los Franceses al grito de “QUITATE, QUE TÚ NO SABES DERROTAR A LOS ALEMANES”? Pues no, hijo mío, al contrario. Los Británicos, junto con otros muchos ALIADOS, lucharon de la mano de aquellos que estaban sufriendo lo peor de la guerra y les ayudaron sin quitarles voz. Les ayudaron sin quitarle importancia a su lucha.

Pues en el caso de esta lucha, TÚ, HOMBRE, no puedes llevarte la chapita de Feministo en las manifestaciones, quitarles voz en las redes sociales, y aún menos apropiarte de una lucha que NO NOS PERTENECE. Con la excusa de que es discriminación o que si buscan la igualdad, ¿por qué no considerarnos iguales? Es que, querido, el Feminismo no busca la igualdad. El Feminismo, como bien explican cuentas como @RebFeminista o @Feminismos_ o @allneedfeminist por twitter o múltiples blogs en internet sobre ello, el Feminismo busca la liberación de la mujer de la opresión que ejercemos sobre ellas. La igualdad es una mera consecuencia de esta liberación.

A continuación, me molestaré en explicarte cómo debes comportarte siendo Aliado. Todo lo que voy a decir, está sujeto a lo que mis compas TANTAS veces ya os han dicho. Lo que ellas están, hasta sus genitales, de repetiros y no las escucháis. Como es habitual, probablemente me escuchéis a mí, hombre, por encima de ellas. Así que usaré este privilegio, para darle voz a SU DISCURSO. PUNTUALIZANDO, QUE LES PERTENECE TOTALMENTE A ELLAS.

Redes Sociales:

En las redes sociales, es muy importante, que difundas su voz. No te apropies de su discurso, si vas a decir algo sobre el feminismo, acude a divulgar el discurso de alguna mujer que esté formada en ello. Alguna mujer, que apoye lo que tú quieres decir, y si quieres amplíalo, sin quitarle voz.

No te apropies de Hastags o reinvindicaciones SUYAS, no les quites su espacio seguro en éstas introduciéndote en ellas injustamente. Eres aliado, difunde sus luchas, no te las apropies.

Y por Dios, no acoses a las compas, no seas un asqueroso baboso manteniendo tus privilegios.

Manifestaciones:

A ver, alma de cántaro, eres un tío, tienes los privilegios de que tu voz se va a oír por encima de la suya, NO TE APROPIES DE LA MANIFESTACIÓN LLEVANDO UNA PANCARTA CON SU DISCURSO, CUANDO A TI TE VAN A ESCUCHAR Y A ELLAS NO.

En las manifestaciones basta con que las acompañes y las ayudes a difundir su voz. Si te para un reportero, remítele a alguna de tus acompañantes. Ellas deben ser las que tengan la voz, no tú.

Si esto no te gusta, es porque tienes una necesidad imperiosa de atención y, en ese caso, no vales para ser Aliado.

No les digas a las mujeres cómo tienen que luchar. Es SU lucha, ellas saben mejor que nadie cómo deben luchar según la ambientación que le quieran dar a la reinvindicación. Si te metes tú, pasarán cosas como lo de la universidad que cambió el género a los meses para “Vivir el año en Femenino”. PENOSO. Cosas como esas, no las ayudan en nada, solo quedan ridículas. Y sí, esa chorrada la hizo el jefe del departamento de Feminismo que es un tío.

Sociedad:

No debéis usar vuestros privilegios para desprestigiar su lucha, no debéis invisibilizar el problema social que ellas sufren, solo porque vosotros no lo sufris y jamás lo entenderéis. No les quitéis voz, otra vez, si es que le quitamos voz muchísimas veces en todos los sectores, NO LO HAGÁIS. ¡¡¡¡Con lo sencillito que es no quitarle voz a las personas oprimidas y asumir tus privilegios, copón!!!!

Este es el apartado, para mí, más importante. Es el que realmente determina si ellas podrán confiar en ti y denominarte aliado, pues actúas desde tu posición de privilegiado y es más fácil que la cagues.

Hasta aquí mi post, que ya ha quedado muy largo. Quiero agradecer a las compas de aquí que me han ayudado a crear esta guía, prestándome su discurso y ayudándome a formarme siempre.

TÍOS, DEJEMOS DE APROPIARNOS DE SU LUCHA, DEJEMOS DE ACAPARARLO TODO.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s