PP: BÁRCENAS VS ARENAS

 

Bárcenas se ofreció por SMS a exculpar a Javier Arenas

El extesorero envió un mensaje a un amigo del vicesecretario del PP ofertándole pactar su declaración ante la Audiencia Nacional.

La pesadilla ‘Bárcenas‘ vuelve a perseguir al PP, si bien con menor intensidad que cuando se publicó su famosa contabilidad b o el SMS que dirigió a Mariano Rajoy. ‘El Mundo’ difunde este martes que el extesorero ofreció -a través de un mensaje a su amigo, el diputado popular Juan José Matarí– al exsecretario general del PP y ahora vicesecretario Javier Arenas no perjudicarle en su declaración ante la Audiencia Nacional. Arenas ha declarado tras conocer la información que es “completamente ajeno a esas polémicas” y ha negado un papel de enlace entre Bárcenas y el partido.

“Es para hablar de la citación a Javier [Arenas]. Quiero comprometerle lo justo», manifestó en un SMS dirigido a Matarí el 14 de marzo del 2013, cuando la fiscalía anticorrupción ya había solicitado su comparecencia para que explicara la presunta financiación ilegal del PP.

Previamente, el diputado almeriense indicó a Bárcenas, también a través de un mensaje de telefonía móvil, que el “acuerdo laboral” que buscaba con el Partido Popular era “absolutamente imposible”. Fue precisamente la determinación de la formación conservadora a no aceptar las condiciones que exigía el extesorero para pactar un despido pacífico uno de los motivos que enquistaron el conflicto entre el PP y su antiguo trabajador.

Matarí “cree recordar” que recibió el mensaje de Bárcenas pero afirma que después no se reunió ni volvió a hablar con él mientras que Javier Arenas ha asegurado al rotativo que nunca tuvo conocimiento del sms y del ofrecimiento del extesorero.

El intercambio de mensajes entre el diputado almeriense y ahora imputado por corrupción se produjo el mismo día que Bárcenas envió su último sms a Rajoy, en el que se quejaba del comportamiento de los abogados del partido.

REACCIÓN DE ARENAS

El actual vicesecretario de política autonómica del PP ha asegurado que es “completamente ajeno a esas polémicas, a esos mensajes, a esas informaciones” y ha negado haber hecho nunca de intermediario entre el extesorero y el PP o que Bárcenas tuviera con él un trato de favor. “Nunca me llevó esa intención”, ha añadido.

Arenas fue secretario general del PP entre 1999 y el 2003, años en los que Bárcenas estaba al frente de la gerencia y Álvaro Lapuerta, en la secretaría.

 http://www.elperiodico.com/

Arenas teme que Bárcenas rompa su silencio

El extesorero del PP se distanció de su ‘íntimo amigo’ tras fracasar la mediación de éste para lograrle un buen acuerdo de despido en Génova.
Javier Arenas tiene fama en el Partido Popular de ser gran amigo de sus amigos… hasta que ‘no le queda más remedio’ que dejar de serlo. Es una conducta relativamente habitual en política. Menos habitual es la astucia de saber cuándo y con quién hay que dejar de ser amigo y cuándo y con quién se debe seguir siéndolo. Y todavía menos habitual que los amigos traicionados acaben perdonando a quien les clavó el silencioso puñal en el costado. El extesorero del PP Luis Bárcenas parecía encajar en esta categoría de amigo indulgente… hasta ahora.

El retrato

Quienes le conocen bien en el partido en Andalucía aseguran que Javier Arenas no solo tiene un talento notable para la intriga propiamente dicha sino también para escapar a sus consecuencias cuando la maquinación fracasa.La información desvelada este martes por El Mundo confirmaría esa proverbial habilidad del dirigente andaluz para jugar con varias barajas a la vez y hacerlo –genio y figura– ¡a la vista de todo el mundo!La simpatía personal de Arenas llega al punto de que al terminar la partida consigue que la mayoría de jugadores lo feliciten por su habilidad con las cartas y hasta se muestren dispuestos a pagar las copas para celebran que han sido desplumados.

El silencio

Luis Bárcenas también podría entrar en esa categoría de jugadores que, en la partida más difícil de su vida, revelan sus cartas a quien no deben. El extesorero confió plenamente en Javier Arenas durante sus comprometidas negociaciones con Génova para no tirar de la manta a cambio de quedarse con un buen trozo de ella. Al final las cosas no salieron bien: Bárcenas se sintió traicionado por el partido y no logró la compensación económica que buscaba, lo cual le llevó a tirar la de la manta, sí… pero no del todo.Una fuente del PP buena conocedora tanto de Bárcenas como de Arenas asegura a ELPLURAL.COM, que “Javier ya no tiene garantizado que Luis no hable, de hecho está aterrorizado”.La misma fuente atribuye la filtración de los SMS que hoy publica El Mundo a “una pelea de la jefa de espías [en alusión a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría] contra Arenas por haber influido en su salida de portavoz y contra Cospedal”. El extremo cuidado que Arenas siempre ha tenido al referirse Bárcenas –la última vez esta misma mañana en el Senado– parece confirmar ese diagnóstico.

La lealtad

La información del diario madrileño publicada hoy también a alude a la actual ministra de Defensa, de quien Bárcenas escribió en uno de sus SMS “Aquí a quien hay que pedir responsabilidades es a la descerebrada”. El ex tesorero la estaba culpando, según El Mundo, “de haberse visto obligado a destapar la caja de los truenos contra el partido” difundiendo pruebas de su financiación ilegal por “no haber alcanzado Cospedal un acuerdo con él”.

Bárcenas, en todo caso, nunca sabrá a ciencia cierta si, en su intermediación con el partido, Javier Arenas jugó lealmente con él o actuó como esos agentes dobles que mienten a las dos partes en litigio sin que ninguna de ellas pueda demostrarlo jamás.Según la información firmada por Esteban Urreiztieta en El Mundo, que publica también el cruce de SMS que confirman el relato, Bárcenas “ofreció al diputado del PP Juan José Matarí no implicar en su declaración ante la Audiencia Nacional a su íntimo amigo Javier Arenas en la financiación ilegal del partido”. Los SMS tienen fecha de marzo de 2013, dos meses después de que Bárcenas fuera despedido de Génova tras difundirse sus apuntes manuscritos de la contabilidad B del partido y conocerse la fortuna que ocultaba en Suiza.

La mediación

La negativa de María Dolores de Cospedal a pagarle a Bárcenas los 900.000 euros que exigía por haber sido despedido de modo improcedente llevó, según el rotativo, al extesorero a “contar ante la Audiencia Nacional no sólo la existencia de una trama de financiación ilegal, sino el papel que desempeñaba cada uno de los altos cargos de la formación y, especialmente, el de los secretarios generales, entre los que se encontraba Javier Arenas”, que ocupó ese puesto entre 1999 y 2003 aunque sigue teniendo plaza en la cúpula del partido. Bárcenas, no obstante, estaba dispuesto a salvar a Arenas en su declaración judicial, que tuvo lugar el 15 de julio de 2013, en agradecimiento a su mediación con Génova para conseguir un buen trato. Y así lo hizo.Sin embargo y contra lo que le había prometido Arenas, con quien había comido el 14 de diciembre de 2012 en un restaurante de Sevilla, finalmente no hubo tal buen trato, la comunicación entre ambos se interrumpió y ello “provocó la indignación de Bárcenas hacia quien hasta ese momento consideraba su amigo”, según El Mundo.De hecho, cuando Arenas tuvo que declarar ante el juez Ruz por la contabilidad del PP, en agosto de 2013, el abogado de Bárcenas, Javier Gómez de Liaño, llegó a amenazar en dicha comparecencia al exsecretario general del PP con difundir la grabación de ese almuerzo en la capital andaluza durante el cual el extesorero le habría informado de que era inminente que saliera a la luz su fortuna de Suiza.

El ordenador

Las labores de mediación de Arenas en el caso eran conocidas. El propio Bárcenas declaraba en marzo pasado que buscó a Arenas para que mediara con el PP con el fin de recuperar su ordenador: el mismo célebre ordenador que contenía datos claves de la contabilidad secreta del partido y cuyo disco duro fue sometido a decenas de borrados y minuciosamente destruido después a martillazos, unos hechos que investiga la justicia.Según recogía la crónica judicial de El País el pasado 9 de marzo, Bárcenas contó a la magistrada de la Audiencia Nacional “que recurrió al vicesecretario nacional del PP Javier Arenas, a través del diputado por Almería Juan José Matarí, para recuperar los ordenadores, cosa que no consiguió. Fuentes próximas a Arenas –añadía la información– niegan este supuesto contacto de Bárcenas para esta gestión, ni directamente ni a través del diputado Matarí”. Los SMS difundidos ahora parecendesmentir aquel desmentido de Arenas a El País. Desde luego, Bárcenas jamás recuperó el ordenador. Otra vez, la supuesta mediación de Arenas había fracasado. http://www.elplural.com/

Luis Bárcenas ofreció a Javier Arenas exculparle de la ‘caja B’ del PP

El ex tesorero culpó de la guerra total a María Dolores de Cospedal

Envió un mensaje al diputado Matarí en el que le pedía reunirse con Arenas cuando supo que tendría que declarar

HEMEROTECA: Los SMS entre Rajoy y Bárcenas

Los nuevos SMS

14 de marzo de 2013

Conversación completa entre Luis Bárcenas y Juan José Matarí del 14/03/2013

Matarí. 10.44 horas. «Absolutamente imposible acuerdo laboral. Es una barbaridad buscar más enemigos. Aplazamos».

Bárcenas. 12.36 horas. «Bien. Pero me interesa que hablemos para ver dónde estamos. Si quieres mañana».

Matarí. 12.55 horas. «Viaje. A la vuelta».

Bárcenas. 13.30 horas. «Bien. Es para hablar de la citación a Javier. Quiero comprometerle lo justo».

Luis Bárcenas ofreció al diputado del PPJuan José Matarí no implicar en su declaración ante la Audiencia Nacional a su íntimo amigo Javier Arenas en la financiación ilegal del partido. Así consta en un mensaje de móvil inédito al que ha tenido acceso EL MUNDO.

Bárcenas pidió al diputado almeriense el 14 de marzo de 2013 mantener una conversación urgente con él. Tras explicarle Matarí que se encontraba de viaje y que sólo podría reunirse con él cuando regresara, el ex responsable de las finanzas del partido le explicó el motivo de su premura.

«Es para hablar de la citación a Javier [Arenas]», indicó en referencia a la comparecencia que debía realizar el propio Bárcenas por el caso de los papeles.

En ese momento, la Fiscalía Anticorrupción ya había solicitado su comparecencia para que explicara la trama de financiación ilegal de la formación política y la decisión final, que Bárcenas daba ya por segura, le sería comunicada al día siguiente, emplazándole la Audiencia Nacional para el 21 de ese mes. «Quiero comprometerle lo justo», añadió Bárcenas en referencia al vicesecretario de Política Local y Autonómica del PP.

Este mensaje de móvil fue remitido por Bárcenas a Matarí a las 13.30 horas, después de que el diputado andaluz le hubiera informado a primera hora de esa mañana de que el acuerdo laboral con el partido era imposible. «Es una barbaridad buscar más enemigos», le intentó disuadir a Bárcenas ese mismo día, tal y como ya reveló la periodista Marisa Gallero en su libro La caja fuerte (La Esfera de los Libros).

Se lo dijo inmediatamente después de avanzarle que era «absolutamente imposible» el «acuerdo laboral» que pretendía con el PP, lo cual destapaba de par en par el conflicto entre ambas partes, que desembocaría meses después en la declaración de Bárcenas ante el juez Pablo Ruz -tras aplazarse la primera citación y negarse a declarar, acabó haciéndolo el 15 de julio- en la que describió con todo lujo de detalles cómo funcionaba la financiación ilegal del partido e implicó a su cúpula al completo.

La determinación del PP en boca de Matarí de no aceptar las condiciones reclamadas por el ex tesorero, que pasaban por el pago de 900.000 euros por despido improcedente abocaba al conflicto a las dos partes y puso a Bárcenas en disposición de arremeter contra la formación presidida por Mariano Rajoy. De ahí que Bárcenas aclarara: «Me interesa que hablemos para ver dónde estamos».

Fue en ese momento, tras constatar que el PP no aceptaría el acuerdo laboral que planteaba, cuando adoptó la decisión de contar ante la Audiencia Nacional no sólo la existencia de una trama de financiación ilegal, sino el papel que desempeñaba cada uno de los altos cargos de la formación y, especialmente, el de los secretarios generales, entre los que se encontraba Javier Arenas, que ocupó ese puesto entre 1999 y 2003.

De ahí que quisiera tener la deferencia de acordar con Matarí y Arenas los términos de su próxima declaración judicial, que se acabó produciendo el 15 de julio de 2013.

EL MUNDO se ha puesto en contacto con Matarí, que «cree recordar que ése fue el último mensaje que se intercambió con Bárcenas». Sostiene, además, que después de ese mensaje no habló ni se reunió con el ex tesorero para abordar la posible implicación de Arenas.

Fuentes próximas al ex tesorero coinciden en que nunca más volvió a tener noticias de Arenas ni de Matarí, lo cual provocó la indignación de Bárcenas hacia quien hasta ese momento consideraba su amigo.

Por su parte, Arenas asegura a este periódico que nunca tuvo conocimiento de la existencia de dicho mensaje. Asimismo subraya que desconocía hasta la llamada de EL MUNDO que Bárcenas tenía intención de hablar con él en relación con su declaración judicial.

El ex tesorero mantenía en ese momento, cuando conversó con Matarí, que desde marzo de 2010, cuando el PP anunció que rompía toda relación con él, se convirtió en un asesor que percibía un sueldo bruto de 21.300 euros al mes, en el que se incluía el prorrateo de las pagas extraordinarias.

Todo ello hasta que el 31 de enero de 2013, poco después de que se conociese el contenido de la comisión rogatoria a Suiza que destapó su fortuna oculta, el partido le diera de baja sin previo aviso.

De ahí que solicitara al partido que le correspondían 45 días de salario multiplicados por 42 mensualidades. Para ser exactos, 894.603 euros a los que había que añadir 10.650 de regularización: en total, 905.203 euros.

Por su parte, el PP argumentaba que, si siguió pagando a Bárcenas una cantidad mensual entre 2010 y 2013, se debió a que había acordado con él un pago aplazado de la indemnización que le correspondía. La actual ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, definió aquel acuerdo como una «indemnización en diferidoen forma de simulación de lo que antes era una retribución».

La conversación entre Matarí y Bárcenas tuvo lugar un día antes del acto de conciliación entre el PP y el ex tesorero tras el cual anunciaría una demanda para reclamar las cantidades que consideraba que le correspondían al tiempo que el PP negaba su «relación laboral».

A lo largo del mismo 14 de marzo en el que se sucedieron los mensajes entre Matarí y Bárcenas, el ex tesorero envió su último sms a Rajoy: «Mariano, vergonzoso el comportamiento esta tarde de los dos abogados del partido. No han permitido que las personas que he enviado verifiquen el contenido de las cajas que había en el despacho que tú me autorizastes. Tú sabrás a qué estáis jugando, pero yo quedo liberado de todo compromiso contigo y con el partido».

Javier Arenas, tras declarar ante el juez Ruz en agosto de 2013. | G. ARROYO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s