TURQUÍA: CON AMENAZAS !

 

Turquía amenaza a la UE con abrir las fronteras a los refugiados si continúan las críticas

El Parlamento Europeo quiere congelar la adhesión por el retroceso democrático del país:

Las relaciones entre Turquía y la Unión Europea se tensan día a día de una forma no vista en años, lo que amenaza con romper el acuerdo antimigratorio firmado por ambas partes el pasado marzo. “Si vais más lejos, abriremos las puertas (de las fronteras). Eso debéis saberlo”, advirtió este viernes el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, durante un discurso. Pese a que las autoridades turcas han subrayado que la decisión adoptada por el Parlamento Europeo instando a congelar temporalmente las negociaciones de adhesión de Turquía no tiene carácter vinculante, lo cierto es que no ha sentado nada bien en un país que se considera injustamente tratado por una Unión Europea a cuyas puertas llama desde 1963.

Ya en la noche del jueves al viernes, Erdogan denunció que la decisión de la Eurocámara es una “crítica injusta” a la situación en Turquía y acusó a Europa de “estar del lado de los terroristas”. Unas duras descalificaciones que en la mañana del viernes completó con su amenaza de abrir las fronteras para que los refugiados y migrantes que se encuentran en suelo turco puedan pasar libremente a territorio europeo. “Cuando los niños muertos golpearon las costas mediterráneas ustedes no decidieron cuidarlos. Cuando los barriles bomba llovieron sobre estas personas, nosotros no los abandonamos a su suerte. Los ayudamos sin preguntar si vendría ayuda o no de la UE. Nosotros alimentamos a 3 millones de refugiados en este país y no hemos abierto las puertas (fronterizas) esperando que nos llegase apoyo de la UE. Pero ustedes no han cumplido sus promesas”, arremetió el líder turco.

No es la primera vez que Erdogan recurre a este tipo amenazas. En los últimos meses las ha utilizado constantemente la cuestión de los refugiados como presión hacia Bruselas para que permita a los ciudadanos turcos viajar sin visado a territorio comunitario, algo a lo que la UE se había comprometido a cambio del acuerdo antimigratorio y a que Ankara cumpliese una serie de 72 medidas. Prácticamente todas ellas se habían satisfecho cuando el pasado mayo Erdogan irrumpió en medio de las negociaciones y aseguró que su país no modificaría la ley antiterrorista y forzó la dimisión de su primer ministro, Ahmet Davutoglu, que estaba al cargo de las conversaciones con los europeos, por no considerarlo suficientemente leal.

“Durante 53 años, la UE no nos ha abierto la puerta. ¿Qué ha ocurrido? ¿Nos hemos hundido? Miren a donde hemos llevado a Turquía en 14 años (de gobierno islamista). ¡Es Occidente el que necesita a Turquía y no al revés!”, afirmó Erdogan, quien en las últimas semanas ha coqueteado con la idea de convocar un referéndum, “como el del Brexit”, para que su pueblo decida si proseguir o no con las negociaciones de adhesión.

“Se le acusa a Europa de hacer chantaje a Turquía, pero también habría que preguntar a la parte turca. Esto es una negociación y las 72 medidas estaban sobre la mesa, ¿por qué no las ha cumplido?”, cuestionó Vakur Kaya, director de la web AB Haber (Noticias de la UE), entrevistado por CNN-Türk. Según Kaya, ambas partes son culpables del descarrilamiento del proceso e instó a “la diplomacia” a tomar cartas en el asunto: “De otra manera, la pelea adquirirá mayores dimensiones”.

Ya a inicios de este mes, el ministro de Defensa austríaco, Hans Peter Doskozil, alertó de la posibilidad de que el acuerdo antimigratorio se suspenda y urgió a la UE a elaborar un plan de contingencia. Si bien algunas fuentes diplomáticas consultadas por este diario se quejan de que lo pactado el pasado no se está cumpliendo totalmente –Turquía está recibiendo a menos de migrantes devueltos desde Grecia de lo previsto-, lo cierto es que la cifra de cruces se ha reducido enormemente: de los 211.000 refugiados que llegaron a las costas griegas procedentes de territorio turco en octubre de 2015, se ha pasado a unos 3.000 en los últimos meses. Por tanto, una apertura de fronteras podría significar un duro golpe para una Grecia que se ha demostrado incapaz de mantener en condiciones dignas a los en torno a 60.000 refugiados que se encuentran atrapados en ese país.

Con todo, algunos analistas turcos advierten igualmente de que quizás a Erdogan no le interese demasiado dejar irse de Turquía a todo el que quiera, ya que entre los refugiados y migrantes podrían colarse aquellos que escapan de la represión desatada en el país euroasiático tras el golpe de estado del pasado 15 de julio. No en vano, más de 56.000 pasaportes han sido cancelados para evitar que sus propietarios huyan del país.

En caso de que finalmente cumpla con su advertencia, Erdogan tendrá firmes aliados, como el presidente de la compaía de transportes Metro, Galip Öztürk, uno de los empresarios cercanos al poder en Turquía. “En cuanto el jefe(Erdogan) lo ordene –aseguró recientemente Öztürk- estamos listos para enviar a los refugiados a la frotnera con nuestros miles de autobuses”. http://internacional.elpais.com/

Erdogan amenaza a la UE con abrir las fronteras de Turquía y anuncia que restablecerá la pena de muerte

“Si vais más lejos, abriremos la frontera”, ha señalado el mandatario turco en un discurso en el que ha despreciado la petición del Parlamento Europeo

El presidente de Turquía atizó hoy a Bruselas en su furibundo tono habitual. Recep Tayyip Erdogan respondió a una resolución de la Eurocámara amenazando con abrir sus fronteras para que los refugiados pudiesen intentar entrar en Europa. El Parlamento había aprobado el jueves, por mayoría abrumadora, una moción a favor de la “suspensión temporal” de proceso de adhesión turca a la UE por las “desproporcionadas medidas represivas” emprendidas por Ankara tras el golpe fallido del 15J.

Erdogan golpeó donde duele y lo sabe. Es consciente de la fobia a los refugiados de muchos países de la UE, y que les llevó a firmar con Turquía, hace un año, un polémico pacto para acotar la entrada irregular de personas. “¡Nunca habéis sido honestos con la gente, nunca la habéis tratado correctamente!”, criticó. “¡Cuando las olas arrastraron a Aylan a la costa vosotros no lo recogisteis, vosotros no acogisteis al pequeño Omran!”, clamó, recordando a dos víctimas de la guerra deSiria.

El presidente aprovechó su discurso en un congreso de mujeres en Estambul – en el que además advirtió de que la controvertida ley sobre matrimonios con menores volverá al parlamento reformada – para recordar que “este país atiende a tres millones y medio de refugiados”. Y desafió a la Unión: “¡Vosotros no habéis cumplido vuestra promesa con nosotros! ‘Si Turquía abre sus puertas, ¿qué haremos?’, os habéis preguntado. Miradme a la cara, si vais más allá estas puertas se abrirán y lo sabréis”.

Turquía denuncia que sólo se ha abonado una pequeña parte de los seis mil millones de euros que Bruselas prometió a cambio de recibir a todo migrante que entre irregularmente en la UE. Si para diciembre la UE no realiza su compromiso de liberalizar los visados Schengen para los turcos – todo apunta a que ocurrirá – el Gobierno turco tendrá otro motivo de queja. Turquía se niega a modificar la ley antiterrorista, criterio exigido por la UE.

Ni tocar la ley antiterrorista, que desde la asonada se emplea a fondo hasta contra políticos de primer orden, ni ninguna llamada más a respetar los derechos humanos tolera la administración de Binali Yildirim, que Erdogan ata en corto. El ejecutivo condena cada mensaje de la UE como un intento de sojuzgarlos. Los analistas alertan de que la UE ya no influye en Turquía. Como prueba, hoy por la tarde el presidente volvió a pedir el retorno de la pena de muerte, línea roja según la Unión.

Para Ernest Maragall, eurodiputado del grupo de los Verdes/ALE y miembro de la comisión parlamentaria mixta UE – Turquía, la respuesta de Erdogan “era previsible”, pero “quiere decir que el mensaje contundente del Parlamento Europeo ha llegado”. Pese a la tormenta de hoy, cree que la resolución aprobada “sirve para plantear un diálogo más claro sobre la deriva turca, con la estrategia antidemocrática que observamos”.

Aunque los socios europeos concuerdan en criticar lo que se considera una purga excesiva postgolpe – Ankara defiende que con encarcelamientos y suspensiones de decenas de miles de personas lucha contra el “terrorismo” – hay divergencias en cómo reaccionar. El pacto de los refugiados es el gran condicionante. Centroeuropa lo ejemplifica. Mientras Austria aprobó este jueves un embargo de armas a Turquía otro país que ha rechazado a los refugiados, Croacia, pidió ayer “no dañar las relaciones”.

El presidente turco, que se siente fuerte frente a Bruselas, empleó ayer el miedo de la UE a una llegada masiva de migrantes. “La UE quizás está preparada para esto”, responde Ernest Maragall, “pero no los Estados miembros, que desde el principio de la crisis han adoptado la táctica del avestruz, de no asumir la responsabilidad que nos corresponde. Lo que deberíamos es prepararnos para acoger a más de dos millones de personas. Estamos perfectamente capacitados”. http://www.elmundo.es/

ANUNCIANTE CON NOSOTROS CONTACTA CON:@tiricia34, tiricia35@gmail.com,@GrupoA3J

DIFUSIÓN EN EL BLOG : Leticia Durán @tiricia34

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s