RITA BARBERÁ: SE TE TERMINÓ LA TONTERÍA

 

Rita Barberá: “Me enteré por la prensa del pitufeo; yo me dedicaba a conseguir votos”

La exalcaldesa de Valencia descarga ante el Supremo en sus subordinados Alfonso Grau y Alfonso Novo la organización y la financiación de las campañas y dice desconocer la trama de blanqueo.La senadora y exalcaldesa de Valencia por el PP Rita Barberá ha declarado en el Tribunal Supremo como investigada por un delito de blanqueo de dinero ante el juez que investiga su posible implicación en hechos relacionados con el caso Imelsa. En su declaración, Barberá ha negado que participara en el ‘pitufeo’ que investiga el instructor del caso, el ex fiscal general Cándido Conde-Pumpido. La exregidora ha asegurado que ella entregó 1.000 euros al partido para la campaña de 2015, pero asegura que no le devolvieron el dinero. La mecáncia del presunto delito, según la investigación, es que los concejales y asesores del partido le entregaron mil euros mediante transferencia bancaria que después recuperaban con dos billetes de 500. Así, el PP conseguiría presuntamente meter en circulación fondos obtenidos de manera ilícita.Además de negar su participación en los delitos -si no recibió el dinero de vueltano pudo haber cometido blanqueo– la exalcaldesa ha afirmado que no conoce a ninguna otra persona a la que le devolvieran su dinero en efectivo. Para acreditar su desconocimiento de esa práctica, ha afirmado ante Conde-Pumpido que ella no formaba parte del comité electoral de la formación, la que se encargaba de esos asuntos. La senadora, que ha cursado baja en el PP pero se ha negado a abandonar su escaño, sólo ha contestado a las preguntas del instructor, el fiscal y su defensa. No así a la acusación popular, ejercida por el PSOE, que ha consignado sus preguntas por escrito para incorporarlas a la causa. La declaración ha durado algo más de una hora.

Barberá admite que entregó 1.000 euros para la campaña pero niega que le devolviesen el dinero en billetes de 500

Sobre la financiación de las campañas, la senadora ha afirmado que no sabe como se organizaban. “Yo me dedicaba a conseguir votos y a ser alcaldesa”, ha manifestado Barberá, que según fuentes jurídicas se ha mostrado muy incómoda durante todo el interrogatorio. Después, sin embargo, ha asegurado que eran los portavoces del grupo popular los que se encargaban de las finanzas. Cuando le han preguntado quiénes eran esos portavoces ha señalado al vicealcalde Alfonso Grau en la de 2011 y a Alfonso Novo en la de 2015. “Yo no decidía nada”, ha declarado. “Me enteré del pitufeo por la prensa”.

El Tribunal Supremo investiga a Barberá por supuesto blanqueo de dinero del grupo popular en el Ayuntamiento de Valencia a través deoperaciones conocidas como “pitufeo”, supuestamente realizadas cuando era alcaldesa de esta ciudad. La investigada comparecerá a partir de las 10.30 horas para que el magistrado Cándido Conde Pumpido la pueda interrogar antes de decidir si pide al Senado el suplicatorio para actuar contra ella o archiva la causa.

La causa abierta por el Supremo se apoyó en el informe favorable del fiscal y deriva de la exposición razonada que envió al alto tribunal el Juzgado de Instrucción número 18 de Valencia, que investiga el denominado Caso Imelsa. La investigación se relaciona con varios ingresos detectados en 2003, 2010 y 2011 por un importe superior a 200.000 euros.

Así mismo se indaga si con donaciones de mil euros de concejales y asesores que todos los investigados reconocen haber efectuado y que presuntamente les devolvió el partido en dos billetes de 500, se trató de blanquear ese dinero de supuesta procedencia ilícita. La pieza sobre presunto blanqueo de capitales en el grupo popular en el Ayuntamiento de Valencia tiene 47 personas investigadas, más el PP como persona jurídica. Esa parte del caso sigue en Valencia. http://www.elconfidencial.com/

Rita Barberá niega “absolutamente” en el Supremo la existencia de una caja b en el PP de Valencia

La exalcaldesa admite haber donado mil euros para la campaña, pero niega que se los devolvieran.

Rita Barberá ha negado este lunes en el Tribunal Supremo su participación en las presuntas irregularidades del PP de Valencia. Según el acta de la declaración prestada por la exalcaldesa en el alto tribunal, Barberá, ahora senadora del Grupo Mixto, ha negado “absolutamente” la existencia de una caja b en el PP de Valencia, ha asegurado desconocer si el grupo municipal popular manejaba dos cuentas corrientes y ha admitido haber efectuado una donación de mil euros para la campaña electoral pero ha sostenido que nunca le han “devuelto nada”,  en contra de lo que argumentan el fiscal y el juez del caso Taula.

Además, la senadora ha afirmado que no conoce cómo funciona el sistema de donaciones para las campañas electorales porque ella no formaba parte del comité electoral. “Yo me dedicaba a sacar votos”, ha afirmado. La exalcaldesa ha precisado que era el comité de campaña el que “diseñaba las necesidades económicas” y “distribuía” las mismas. “Una de las misiones del comité de campaña era la provisión de fondos”, ha afirmado Barberá, que ha añadido que ella se dedicaba “al programa electoral y a estar en la calle”.

La exalcaldesa ha señalado como los encargados de “controlar los ingresos y gastos” de la campaña en el grupo municipal a los portavoces, que, en este caso, fueron distintos en las dos ultimas convocatorias electorales: Alfonso Grau en 2011 y Alfonso Novo en 2015.

La exalcaldesa ha asegurado no saber si el grupo municipal del PP tenía dos cuentas corrientes porque ella, ha dicho, desconoce “todo absolutamente” de las cuentas. Barberá ha explicado al juez que los militantes con cargo solían aportar 60 euros mensuales a las cuentas del PP “dado que el partido necesita financiarse”. En su opinión, y en contra de la del fiscal, este procedimiento no es “financiación atípica”. En algunas ocasiones, ha precisado, “había aportaciones extraordinarias”.

La senadora ha explicado que la decisión de que los militantes donaran 1.000 euros para la campaña electoral de 2015 se adoptó en una reunión del comité de campaña a la que ella no asistió. Ella hizo la aportación, pero asegura que nunca le han devuelto “nada”, “ni todo ni parte” y que, en su momento, no conoció ningún caso en el que se hubiera devuelto el dinero. Más tarde, tras abrirse el sumario judicial del caso, ha sabido de algunas personas que aseguran que les reintegraron los mil euros en dos billetes de 500, pero Barberá afirma que ella no sabe “absolutamente nada de esas devoluciones”.

Barberá ha inisitido en toda su comparecencia en situarse al margen de la financiación del partido, aunque ha negado expresamente que en el PP de Valencia se produjera “ningún tipo de financiación ilegal”. Ha segurado que se enteró del supuesto procedimeinto ilícito por los medios de comunicación. Según los investigadores, la encargada de manejar la supuesta caja b del partido era Mari Carmen García-Fuster, secretaria general del grupo municipal hasta que fue detenida en febrero pasado. Barberá ha asegurado que García-Fuster nunca le comunicó ni le dio cuenta de esas aportaciones. La exalcaldesa a señalado también a García-Fuster como la “encargada de recepcionar las aportaciones de los afiliados y militantes del grupo municipal”.

La exalcaldesa ha accedido a declarar de forma voluntaria ante el Supremo, que decidió abrirle una causa para investigar el presunto blanqueo de capitales del PP en el Ayuntamiento de Valencia durante su etapa como alcaldesa. Al acudir voluntariamente, Barberá evita, de momento, que el Supremo pida al Senado el suplicatorio necesario para actuar contra los aforados, aunque la senadora ha comparecido ya en calidad de investigada (antes imputada) y ha estado acompañada por su abogado, José Antonio Choclán. Ha sido interrogada por el instructor de la causa en el Supremo, el magistrado Cándido Conde-Pumpido, y el fiscal Juan Ignacio Campos. Según fuentes del alto tribunal, Barberá ha respondido a las preguntas de ambos, pero ha aportado pocos detalles y se ha limitado a repetir las alegaciones que ya presentó por escrito ante el juez de Valencia Víctor Gómez.

La senadora se ha negado a contestar a las preguntas del PSOE, que ejerce la acusación popular. Las cuestiones que llevaba preparadas la abogada de los socialistas han sido incorporadas por escrito a la causa. Fuentes presentes en la declaración han explicado que el magistrado Conde-Pumpido ha dado ahora tres días a las partes para que soliciten nuevas pruebas. Los socialistas, previsiblemente, pidan que se llame a varios imputados de la causa que se instruye en Valencia que han señalado la responsabilidad de Barberá, han admito que se les reingresó la donación de mil euros que hicieron para la campaña o que se negaron a donar dinero porque les pareció que el procedimiento no era legal.

El blanqueo del PP municipal de Valencia se investiga en una pieza separada delcaso Taula, en el que indagan las prácticas supuestamente corruptas de decenas de cargos del Partido Popular valenciano e instituciones y entidades controladas por esta formación. El juez que instruye el caso en Valencia investiga donaciones de 1.000 euros efectuadas por concejales y asesores del partido, a los que, presuntamente, se les devolvía esta cantidad en dos billetes de 500 euros para blanquear dinero en efectivo de supuesta procedencia ilícita. En la pieza sobre el blanqueo hay ya casi medio centenar de imputados, incluido el PP como persona jurídica y casi todo el equipo de Barberá de su etapa como alcaldesa.

Los documentos y testimonios recabados desde el inicio de la llamada Operación Taula, en enero pasado, señalaban a la exregidora, pero su blindaje como aforada, dado su actual cargo de senadora, le permitió posponer varios meses la imputación. El juez de Valencia fue acumulando indicios y, en abril, envió una exposición razonada al Supremo en el que subrayaba sus sospechas sobre las cuentas del PP municipal y la relación de Barberá con la responsable de finanzas, Mari Carmen García-Fuster, principal imputada en la causa. La fiscalía del alto tribunal apoyó su petición y decidió por fin en septiembre investigarla.

La comparecencia de la exalcaldesa ha durado apenas una hora. Ha empezado a las 10.50, con veinte minutos de retraso sobre la hora prevista, y Barberá ha abandonado el Supremo a las 12.10 acompañada por su abogado. La senadora ha salido de la sede del alto tribunal y se ha metido directamente en un taxi que le esperaba en la puerta. Con gesto muy serio, Barberá no ha querido hacer declaraciones a los medios de comunicación ni antes ni después de su comparecencia ante el juez. http://politica.elpais.com/

Rita Barberá declara en el Supremo: ¿De qué se le acusa exactamente?

Rita Barberá, senadora valenciana por designación territorial, histórica dirigente del Partido Popular y alcaldesa de Valencia entre 1991 y 2015, ha atravesado este lunes la puerta del Tribunal Supremo en calidad de investigada (lo que antes se conocía como imputada) por un presunto delito de blanqueo de capitales vinculado a la financiación del grupo municipal popular en el Ayuntamiento de Valencia durante su gestión.

La ex alcaldesa ha acudido acompañada por sus abogados, José Antonio Choclán y su sobrina Rita Corbín.

Barberá fue citada por el magistrado de la Sala II Cándido Conde-Pumpido el pasado 13 de septiembre, un día después el PP la forzó a darse de baja del partidotras 40 años de militancia, pero ella, pese a la presión de su partido y de toda la oposición, se agarró con las dos manos al escaño de senadora, ahora en el grupo mixto. Su negativa a entregar el acta le permite declarar en el Supremo en calidad de aforada.

¿Por qué está imputada Rita?

Desde el entorno de la ex alcaldesa de Valencia se ha tratado de restar trascendencia a la causa asegurando que se le acusa tan solo de haber aportado 1.000 euros a las cuentas del partido para colaborar en la financiación de las campañas electorales. “No se le puede llamar corrupta por 1.000 euros”, decían sus últimos fieles en el PP.

¿Es cierto que Rita Barberá pagó 1.000 euros para ayudar a su partido? En efecto. Lo hizo y no constituye ningún delito. Ella mismo lo reconoció en un escrito remitido al juez que investigaba el llamado caso Taula en Valencia el pasado mes de abril. “Es cierto que aportó un donativo de 1.000 euros para la financiación de la campaña a las elecciones municipales de 2015, mediante un talón bancario contra su cuenta corriente de Bankia”, aseguró entonces su abogada.

El cheque al portador de Barberá está incluido en el sumario del caso y fue firmado por la entonces alcaldesa el 31 de marzo de 2015, dos meses antes de las elecciones municipales en las que perdió la vara de mando.

¿Cuál es el presunto delito entonces? La causa no persigue las donaciones (legales), sino averiguar si ese dinero aportado a las cuentas del Partido Popular por sus concejales y asesores les era devuelto después en billetes de 500 para blanquear dinero en efectivo de supuesta procedencia ilícita. Es decir, Barberá no está imputada por 1.000 euros como dicen sus afines sino para averiguar si formaba parte de una supuesta trama de financiación ilegal de su partido antes de las campañas electorales.

Y justo por esto se ha negado la ex alcaldesa a abandonar el Senado. Barberá prefería permanecer en el grupo mixto y ser juzgada sola en el Supremo de Madrid que compartir banquillo con sus ex asesores y concejales en un juzgado de Valencia como si fuera la jefa de una banda criminal. Consigue además separar su papel del de su equipo y traslada la falsa percepción de que, total, son 1.000 euros.

¿Qué es el pitufeo?

El sistema utilizado por el PP valenciano para llegar “dopado” a las elecciones era, según el sumario, lo que se conoce como “pitufeo”, práctica habitual en el narcotráfico o la ocultación de comisiones ilegales. Consiste en que muchas personas ingresen pequeñas cantidades de dinero (1.000 euros cada una de las 50 personas implicadas en este caso) en una cuenta común para que días después estas mismas personas reciban la misma cantidad en efectivo (en dos billetes de 500). Al no ser donaciones escandalosas es fácil evitar los controles fiscales y se puede devolver al circuito legal el dinero negro oculto previamente.

Así lo describía en conversación telefónica con su hijo la ex concejal valenciana María José Alcón: “Han hecho una trampa en el partido, que me han dado 1.000 euros en dos billetes de 500, dinero negro (…) Y yo les tenía que hacer una transferencia legal de mi cuenta, o sea, para blanquear dinero vamos, corrupción política total”.

En esta pieza hay 47 personas imputadas más el propio Partido Popular de Valencia como persona jurídica y ya han sido interrogados todos los concejales, ex concejales, asesores y ex asesores que también efectuaron el pago de 1.000 euros en vísperas de las elecciones de 2015.

Dos de las personas investigadas han reconocido que el dinero entregado al partido se les devolvió después y cuatro testigos han confirmado la mecánica pero aseguran que se negaron a hacer la aportación. Ninguno de ellos ha acusado directamente a Rita Barberá, sin embargo el juez instructor del caso considera “incoherente” imputar a todo el grupo popular y no a quien era “su superior jerárquica como alcaldesa y la máxima responsable del grupo municipal”.

¿Cuál es el origen del dinero que había que blanquear?

Más allá de la donación de Barberá, la investigación persigue el origen de varios ingresos detectados en los años 2003, 2010 y 2011 por un importe superior a 200.000 euros. La causa por blanqueo de capitales en el Ayuntamiento de Valencia es una pieza separada del caso Taula, en el que se investiga el amaño de contratos a cambio de comisiones ilegales en varias administraciones de la Comunidad Valenciana: la Diputación de Valencia, el Ayuntamiento y la Generalitat. La causa, que nació en abril de 2015, está abierta por malversación, fraude en la contratación pública, cohecho, tráfico de influencias y blanqueo.

¿El objetivo de las donaciones de Rita y de todo su equipo era blanquear estas comisiones ilegales como sospecha la Guardia Civil? El juez no se atreve todavía a concluir esto porque las mordidas “son muy anteriores en el tiempo” pero sí considera “significativo” el silencio al ser interrogada sobre el origen del dinero de Mari Carmen García Fuster, secretaria del grupo municipal popular del Ayuntamiento de Valencia, la cajera del partido, la mano derecha de ‘La Jefa’, la colaboradora más fiel de Rita Barberá. http://www.elmundo.es/

Los pitufos de Rita Barberá no son cosa de risa

Dos reflexiones -o dos recordatorios- sobre el presunto pitufeo que ha llevado hoy a la senadora y exalcaldesa de Valencia Rita Barberá a declarar en el Tribunal Supremo.

La primera, que, pese al nombre, no estamos ante un asunto menor. “Pitufeo” se le dice, según la Fundéu, “a ciertas operaciones financieras ilícitas que se efectúan en cantidades pequeñas para que no sean registradas o para no levantar sospechas”.La propia Fundéu, que recomienda el de “menudeo”, dice que el término viene del inglés smurfing, y este formado a partir de smurf, nombre aplicado en esa lengua a los personajes de historietas conocidos en español como pitufos”. 

Los pitufos que en Valencia presuntamente blanqueaban dinero pitufeando eran docenas de concejales, asesores y personal administrativo del grupo del PP en el Ayuntamiento de Valencia que -según la investigación- transferían cada uno de ellos 1.000 euros al partido por vía bancaria y luego recibían la misma cantidad en metálico, en dos billetes de 500 euros, billetes procedentes de comisiones ilegales pagadas por empresas que se hacían allí con contratos publico. El pitufeo del equipo de Barberá, por tanto, era de pequeñas cantidades, sí, pero no por ello cosa de risa o de historieta: de lo investigado hasta ahora se deduce que estaríamos ante una trama organizada, una máquina de muchas piezas, de muchas personas, y algunos de ellos cargos electos, presuntamente dirigidas para delinquir. Poco dinero, pero muchos presuntos delincuentes.

La segunda reflexión -o recordatorio-: Barberá declara en el Supremo, y no en el Juzgado de Valencia donde lo hacen el resto de los presuntos pitufos, porque cuando perdió la Alcaldía, tras las elecciones de mayo de 2015, su partido, el PP, y su presidente y amigo, Mariano Rajoy, le buscaron a Rita un cómodo destino en Madrid, una mamandurria que además de un buen sueldo le proporcionara un cierto blindaje ante los diferentes frentes judiciales que ella tenía ya entonces abiertos: caso Nóos, Ritaleaks, etc.

Pese a ser senadora sin pasar por las urnas populares sino por decisión del PP y designación de Las Cortes Valencianas, Rajoy no le exigió a Barberá cuando fue imputada en el pitufeo que devolviera el escaño, cosa que sí hizo incluso el propio PP valenciano en el parlamento autonómico. Al presidente del PP y del Gobierno le bastó con que Barberá se diera nominalmente de baja en el partido para hacer que zanjaba el asunto y simular que ya había pedido responsabilidades. Con estos pasos camina Rajoy en la senda de la regeneración democrática. http://blogs.20minutos.es/

ANUNCIANTE CON NOSOTROS CONTACTA CON:@tiricia34, tiricia35@gmail.com,@GrupoA3J

DIFUSIÓN EN EL BLOG : Leticia Durán @tiricia34

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s